SUPERHEROES

Toda la infancia acompañado por la misma frase de su padre: “los tipos duros nunca lloran, nunca tiemblan”.

Toda la adolescencia marcada por el carácter marcial de su tutor: “el pez grande se come al pequeño, es la ley de la selva”.

Años más tarde, cuando se hizo adulto y maduro (adúltero e insensato), se convertiría en un superhéroe: El Bombero Gelatina.

Y lloró -escoltado por su mascota la sardina- en todos los incendios del planeta.

Anuncios