LOLA (genealogía)

Su nombre completo podría ser Manuela Malayerba Sweet. Unos la llamamos Lola, otros la llaman Mala, y en su avatar firma como Swenny, que debe pronunciarse nasalmente: Suinni .

Su abuela:

Janice Sweet -se pronuncia Llanís Suit-, irlandesa gaélica devota de San Patricio, pelirroja, europea y arrogante, descendiente de un antiquísimo clan matriarcal de diseñadoras de sonrisas. Cuentan que Leonardo da Vinci solicitó los servicios de esa familia siendo rechazado el requerimiento: ándese con cuidado, viejo chalado inventor de artefactos inservibles, la cara de una mujer no se puede decorar por encargo. Y la Gioconda quedó enigmática de por vida gracias al desaire de una predecesora de Lola.

Janice emigró hacia el sueño americano y plantó sus caderas escurridas en Missouri, para ejercer de maestra en cualquier pueblo con más de diez alumnos y menos de un tornado por semestre, pero acabó de ramera suplente en los moteles de la ruta 66, entre Tulsa y Amarillo. Empezó satisfaciendo a viajantes de comercio en la parte de atrás de las estaciones de servicio. Coleccionó muchos ayeres perfeccionando la postura del misionero: apoyaba las tetas en el capó de una camioneta, se bajaba las bragas, rezaba una letanía aprendida de memoria y sin entusiasmo –dont’ stop baby, fuck me, oh my good-, y diez minutos después volvía a subirse las bragas llenas de tierra.

Aburrida de aquellos amores poco rentables se inventó la tarifa de la happy hour, revolucionó el dos por uno: dos hombres a la vez compartiendo mujer y precio. ¡Se hizo rica en la mitad de tiempo!

Engendró diecisiete hijos, todos varones, -uno negro como el carbón de las minas irlandesas y los otros dieciséis con el pelo zanahoria- uno tras otro cada siete meses. Ninguno de ellos fue bautizado por el miedo a que quedaran marcados con una cruz indeleble de ceniza en la frente, excepto el negrito, porque en su piel no podían quedar marcas eternas. Cuarenta y cinco años después éste negrito se dedicó a recorrer todo el país diciendo a la gente lo que ésta quería escuchar; en todos los discursos empezaba y terminaba igual: Yes, we can (lles güi kan), llegó a ser un reconocido congresista y finalmente fue elegido presidente del país más poderoso del mundo. En los círculos facinerosos y derechones del Tea Party llamaban al nuevo presidente “ese negro hijodeputa” sin saber que los dos adjetivos eran exactamente correctos.

Janice acabó en su madurez casándose por el rito católico romano con un charlatán de feria que había estado media vida buscándola; se casó vestida de blanco impoluto y con un séquito de doscientas catorce damas de honor, todas ellas compañeras de carretera y de noches amazónicas. Terminaron borrachas en el brindis nupcial, bebiendo medias pintas de Guinness, cerveza negra diez veces más rica que esa mierda de American Bud, bailando semidesnudas sobre las mesas, alborotando la fiesta desde bien entrada la noche; los comensales metían billetes de a dólar en la cinturilla de sus tangas y algunas – las más avispadas- acabaron rifando su virginidad postiza al mejor postor.

Medio siglo después, en el soleado invierno de Florida, Janice se cagaba de la risa cada vez que miraba a su hijo el presidente por la televisión y les decía -a todo el que quisiera escucharla- que el tiempo le había dado la razón, y que podía afirmar con todas las de la ley que los gringos son intrínsecamente más machistas que racistas; lo supo desde el momento en que no le sirvió de nada haber llegado a ese país con todas las tragedias  de Shakespeare leídas y memorizadas, no le sirvió de nada haber llegado a ese país sabiendo cuadrar las millas a kilómetros y los galones a litros, no le sirvió de nada tener la cabeza bien ordenada y tener que dedicarse  utilizar todos los agujeros de su cuerpo para poder salir adelante.

 

                                                 Para m. que ha prometido morderme la lengua si no lo hago yo.

Anuncios

25 comentarios en “LOLA (genealogía)

  1. Si no me fueras tan querido tr diría que admiro al negrito y 20 cosas más pero, tu prosa me embriaga, como siempre y me importa poco lo qué dices, me hipnotiza el cómo lo dices y eso me basta.

    Y concuerdo con la frase del machismo y el racismo.

    Besos, escondidos…

    Me gusta

    • Medio mundo admira al negrito, como medio mundo admiraba a Chávez o a Hitler, o como hoy día se admira a Beppe Grillo en Italia, cada uno en sus circunstancias y en su contexto. En el fondo todos los grandes líderes son populistas -que no tiene nada de malo-, El truco está en diferenciar el mensaje de el mensajero.
      Agradecido por tu visita
      Besos, con luz y taquígrafos.

      Me gusta

    • “el puto amo”, jaja, me suena a batalla entre mourinho y guardiola (no se merecen mayúsculas); complejos haberlos haylos, pero disimulables; en cuanto a la originalidad me ayudo un poquito de los grandes (como de usted mismo) Por cierto, en la estación de Abando los viernes por la noche se juntan muchas estudiantes de Erasmus, allí es relativamente fácil pillar, lo digo por si éso, jaja

      Me gusta

    • A mí me complace mucho más que pase usted por aquí, me gustan mucho su manera de escribir y sus metáforas (el ruido asmático de la hormiga, el rumor del río es el rezo de las mujeres, etc), yo soy súbdito de la metáfora.
      Un abrazo.

      Me gusta

  2. Pues veo que todo está está dicho ya. Que gustas, y que llegas, y que tus frases son directas, descarnadas y tiernas. Y tus historias, simplemente, bonitas. Y que qué envidia, joder.

    Me gusta

  3. Fíjate que ni me dí cuenta de que había llegado la primavera, con tanta lluvia y tanto viento.
    Banda sonora para un fin de semana en libertad. Pura PoeSÍa. Gracias.

    Me gusta

  4. La verdad había sido mucho tiempo sin leerte y hoy decidí que habría dejado de castigarme. Me pondré al día, retrospectivamente. Noto que tu mirada atenta no se ha dejado escapar al Beppe Grillo: Italia nunca decepciona… cuando parece que se ha tocado fondo siempre llega alguien con una pala. Y en fin una duda, usted que de posiciones amatorias es tan entendido, ¿cómo hacía la Janice para practicar la del misionero con las tetas contra el capó? ¿Creó una nueva definición para el término o sus amplexos ocurrían directamente en otra dimensión? 😉

    Me gusta

    • Mi querido fratello, cuánto tiempo ha. Siento que por aquel malentendido (semántico- cinéfilo a mi parecer) hayamos perdido el hilo. Muy honrado de tu regreso. Ya ves, aquí andamos, trajinando con la palabrería.
      Dices de Italia, pero aquí, en España, ya no quedan ni palas, se las han robado todas, ahora permanecen en buena custodia en Suiza o por las islas Cayman. Sigo con atención los noticiarios italianos, sobre todo la edición digital de el corriere milanés, Italia es como mi segunda casa (estuve viviendo a caballo entre Genova, Padova y Venezia), sobre todo su literatura, bebí de la Comedia del Arte, disfruté libidinosamente con Bocaccio y su Decamerón y ahora estoy dándome un paseo por los diarios de Elsa Morante.
      Y ahora debo hacerte la ola, te juro que nada más publicarlo me di cuenta de la postura contorsionista de Janice, pero por no entrar en el editor y volver a publicarlo lo he ido dejando un día por otro, la frase original era “la posición del perrito”. Esto me demuestra que sigues siendo una avispa, y que sigues diseccionando todo lo que lees.
      Muy agradecido por tu visita y por tu apreciación. Te debo una

      Me gusta

      • Cuando se lee a usted es pa’ disfrutar y aprender, que nada de lo que escribe es casual, por eso me parecía muy desafiosa la Janice respecto a las leyes de la anatómica elasticidad. 🙂 Uno, que es de pueblo y se asusta 🙂

        Me gusta

digues la teva

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s